Cargando...

El ejercicio físico es medicina

El 80% de los adolescentes entre 13 y 15 años practican menos de 60 minutos diarios de actividad física. El sedentario conduce a muchas patologías, desde trastornos cardio-metabólicos, enfermedades musculoesqueléticas, salud mental y mortalidad. Actualmente, la inactividad física está considerada la cuarta causa de muerte en el mundo.

Nunca es demasiado tarde para comenzar una vida activa. El ejercicio regular tiene efectos antienvejecimiento. Promueve la longevidad a través de vías comunes a los efectos de la restricción calórica: normaliza la disfunción mitocondrial. También tiene un efecto positivo en la flexibilidad cognitiva, síntomas depresivos, trastornos del sueño; componentes clave de enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer o Parkinson.

Durante la infancia y adolescencia la actividad física se asocian con una gran variedad de beneficios para la salud mental y física. Estudios de neurociencia han demostrado que tiene efectos positivos en la estructura y función del cerebro. También mayor capacidad cardiorespiratoria que, sumado a lo anterior, favorece un mejor rendimiento cognitivo.

Existe evidencia que el ejercicio físico tiene potentes efectos antidepresivos, que a largo plazo ofrece una mayor remisión de la depresión de seguir solamente un tratamiento farmacológico.
También activa vínculos sociales que desembocan en emociones positivas.

La actividad física es un modificador de la enfermedad y debe ser recomendación de cabecera en los profesionales de la salud.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto