Cargando...

¿Cómo tomamos decisiones complejas?

Tomar decisiones jerárquicas es sencillo cuando la secuencia de elecciones conduce al resultado deseado. Dividimos el problema en una serie de decisiones más pequeñas.
Pero cuando el resultado es desfavorable, puede ser difícil descifrar lo que salió mal. Por ejemplo, si un paciente no mejora después del tratamiento, hay muchas razones posibles (el diagnóstico, interpretación de resultados, tratamiento).

En este nuevo estudio, neurocientíficos, exploraron cómo el cerebro razona las causas probables de fracaso después de una toma de decisiones en jerarquía. Descubrieron que el cerebro realiza dos cálculos utilizando una red distribuida de áreas en la corteza frontal. Primero, el cerebro calcula la confianza sobre el resultado de cada decisión para determinar la causa más probable de una falla, y segundo, cuando no es fácil discernir la causa, el cerebro hace intentos adicionales para ganar más confianza.

Se ideó una tarea de comportamiento que les permitió estudiar cómo el cerebro procesa la información en múltiples escalas de tiempo para tomar decisiones. El diseño básico fue que los animales realizaron uno de los dos movimientos oculares dependiendo de si el intervalo de tiempo entre dos destellos de luz era más corto o más largo que 850 milisegundos.
Un giro requería que los animales resolvieran la tarea a través del razonamiento jerárquico: la regla que determinaba cuál de los dos movimientos oculares debía realizarse de forma encubierta después de 10 a 28 intentos. Por lo tanto, para recibir la recompensa, los animales tenían que elegir la regla correcta y, a continuación, realizar el movimiento ocular correcto según la regla y el intervalo. Sin embargo, debido a que los animales no recibieron instrucciones sobre los cambios de reglas, no pudieron determinar directamente si se produjo un error porque eligieron la regla incorrecta o porque juzgaron mal el intervalo.
Los investigadores utilizaron este diseño experimental para probar los principios computacionales y los mecanismos neuronales que apoyan el razonamiento jerárquico. Los experimentos teóricos y de comportamiento en humanos sugieren que el razonamiento sobre las posibles causas de los errores depende en gran medida de la capacidad del cerebro para medir el grado de confianza en cada paso del proceso. 

Los resultados de comportamiento revelan que tanto monos, como los humanos, pueden razonar jerárquicamente y tomar decisiones racionales que se basan en la evidencia en múltiples escalas de tiempo sujetas al grado de confianza.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto