Cargando...

La polución del aire dentro de casa puede ser peor que la del exterior

Una reciente investigación demostró que el aire que circula dentro de nuestros edificios suele estar más contaminado que el aire exterior, y esto puede tener un impacto muy real en nuestra salud.

Calentar, cocinar, limpiar, fumar, los perfumes y los muebles son fuentes de contaminantes en el interior, que incluyen dióxido de carbono, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, óxido de azufre y compuestos orgánicos volátiles (COV).

Estas sustancias se acumulan en el interior y pueden contribuir al síndrome del edificio enfermo, que se ha asociado con dolores de cabeza, sequedad de ojos, nariz y garganta, sensación de mareo y náusea.

Los COV son un grupo de productos químicos que se liberan de los plásticos y los sintéticos. En el hogar o en la oficina pueden provenir de alfombras, muebles, pegamentos, computadoras, detergentes y pinturas.
Estos tienden a acumularse en el interior, ya que pueden ser liberados de muchas fuentes y debido a que a menudo hay poca ventilación.

Solo una planta en una habitación está bien, su capacidad para eliminar esas cosas es absolutamente fenomenal.

Airear e incorporar plantas son una buena manera de mejorar la calidad del aire. Las plantas también pueden ayudar a controlar los niveles de dióxido de carbono.

El grupo de investigación del Dr. Torpy analizó el efecto de las plantas de interior en la calidad del aire en los lugares de trabajo y encontró que en las oficinas con plantas, los niveles de CO2 se redujeron en aproximadamente un 10% en un edificio con aire acondicionado y en un edificio sin aire acondicionado.

Es más, se ha visto que las plantas contribuyen de forma positiva al estado de ánimo y reducción de estrés en un 40%.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto