Cargando...

Patrones de sueño irregulares se asocian con anomalías metabólicas

Un reciente estudio (MESA) investigó la asociación entre los patrones de sueño irregulares, un marcador potencial para la alteración circadiana, y las anomalías metabólicas.

Para ello, se siguieron a 2,003 hombres y mujeres, de 45 a 84 años de edad, durante 6.3 años.
Para asegurar la medición objetiva de la duración y calidad del sueño, los participantes usaron relojes de pulsera de registro para seguir de cerca los horarios de sueño durante siete días consecutivos. También mantuvieron un diario de sueño y respondieron a cuestionarios estándar sobre los hábitos de sueño y otros factores relacionados con el estilo de vida y la salud.

Los resultados prospectivos mostraron que las variaciones en la duración del sueño y la hora de acostarse precedieron al desarrollo de la disfunción metabólica. Esto proporciona alguna evidencia que apoya un vínculo causal entre el sueño irregular y la disfunción metabólica.
Aquellos con mayores variaciones en la hora de acostarse y en las horas que dormían tuvieron una mayor prevalencia de problemas metabólicos, y estas asociaciones persistieron después de ajustar la duración promedio del sueño.
Los participantes cuya duración de sueño varió más de una hora tenían más probabilidades de trabajar horarios no diurnos, fumar y tener una duración más corta para dormir. También tenían síntomas depresivos más altos, ingesta calórica total e índice de apnea del sueño.
El aumento de la duración del sueño o la variabilidad a la hora de acostarse se asociaron fuertemente con múltiples problemas metabólicos y simultáneos, y una mayor circunferencia de la cintura, presión arterial, triglicéridos totales y glucosa en ayunas.

Cada aumento de 1h en la variabilidad del sueño casi duplicó las probabilidades de anomalías metabólicas.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto