Cargando...

Los suplementos destinados a la salud cerebral no tienen evidencia.

En 2018 se estimaron 85,000 tipos de suplementos dietéticos, que generaron más de 121 mil millones de dólares en todo el mundo.
Entre los adultos mayores de 50 años, el 81% cree que los suplementos son importantes para la salud general y el 69% informa tomar actualmente un suplemento dietéticos al menos, 3 veces a la semana.

Dado el gran interés que la gente tiene en el mantenimiento y mejora la salud de su cerebro a medida que envejecen, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos (GAO), examinó que la demanda de suplementos para la memoria está creciendo.
El 26% de los mayores de 50 años toman, al menos, un suplemento por razones de salud cerebral.

En este documento se resume el estado de la evidencia actual en cuanto a suplementos y salud cognitiva.
Se examinaron las pruebas relativas a vitaminas B, D y E; DHA, EPA, ALA, aceite de pescado, MCT, huperzina-A, cafeína, nicotinamida ribósido, fosfatidilserina, curcumina flavanoles, Coenzima Q10, Ginkgo biloba y apoaequorina. Ninguno comprueba eficacia.

Los consumidores piensan que los suplementos están sujetos a las mismas regulaciones gubernamentales que los medicamentos, creyendo que son seguros y efectivos. Sin embargo, las directrices de la FDA no están sujetas a los suplementos.
Los suplementos no son probados para la exactitud de sus ingredientes declarados por laboratorios independientes y, en su gran mayoría, no tienen la evidencia científica legítima que demuestre que son efectivos. La FDA confía en los fabricantes para probar la seguridad de los suplementos, no su eficacia. No están sujetos a ensayos clínicos rigurosos que se apliquen a medicamentos recetados.

En cuanto a los suplementos que se anuncian como beneficiosos para la salud cerebral y prevención del deterioro cognitivo, no hay evidencia de ensayos clínicos que respalde su uso.
A menos que haya carencias, llevando una buena dieta, no se necesita toma vitaminas, incluso puede llegar a ser contraproducente.

Muchos de estos suplementos no siempre contienen los compuestos que se anuncian que contienen . Algunas de las mezclas contienen pequeñas cantidades de ingredientes tóxicos o nocivos que se han introducido en el producto en algún lugar a lo largo del proceso de recolección y fabricación. Cuando estos causan enfermedades, se llama la atención de la FDA y ellos investigarán y posiblemente prohibirán un producto.

Es mejor gastar el dinero en una dieta compuesta de alimentos de calidad y en un estilo de vida saludable que en suplementos.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto