Cargando...

Más estudios muestran que el colesterol "bueno" no es siempre tan bueno

En las últimas décadas se ha estado asociando niveles bajos de HDL ("colesterol bueno") con peor salud cardiovascular, partiendo de la hipótesis lípidica de LDL aumentado dispara riesgo cardiovascular, mientras que HDL alto, lo disminuye. La evidencia es cada vez más alta en la refutación de esta hipótesis. HDL es una familia de partículas que se encuentran en la sangre y varían en tamaño y contenido de colesterol, que no refleja necesariamente la concentración general, la distribución desigual o el contenido y la función de las partículas.

Desde 1999 se está haciendo seguimiento a 1.138 mujeres de 45 a 84 años de edad (MESA). Las mujeres están sujetas a una variedad de cambios fisiológicos en sus hormonas sexuales, lípidos, deposición de grasa corporal y salud vascular a medida que pasan por la menopausia. Los autores plantean la hipótesis de que la disminución del estrógeno, una hormona sexual cardioprotectora, junto con otros cambios metabólicos, puede desencadenar una inflamación crónica con el tiempo, lo que puede alterar la calidad de las partículas de HDL.

Los niveles altos de partículas grandes de HDL correlacionaron con mayor riesgo de aterosclerosis en este grupo de población. Por contra, tener un alto número de partículas pequeñas de HDL resultó beneficioso para las mujeres posmenopáusicas. Estos hallazgos persisten independientemente de la edad y del tiempo transcurrido desde que las mujeres se convirtieron en posmenopáusicas.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto