Cargando...

Estudio paleogenético: evidencia evolutiva, analítica y funcional sobre el papel de fermentados en la fisiología humana.

La interacción de la microbiota y el huésped humano es fisiológicamente crucial en la salud y las enfermedades, desde la protección de la barrera intestinal y la limitación de la producción de citoquinas inflamatorias hasta la mejora de los niveles de insulina en ayunas y las tasas de recambio de glucosa.
El consumo de bacterias del ácido láctico, del tipo que convierte la leche en yogur y el repollo en chucrut, pueden ofrecer muchos beneficios para la salud, pero ¿por qué es útil ingerir estas bacterias y cómo eso afecta a nuestro sistema inmunológico?  

En este estudio han encontrado una forma en la que las bacterias del ácido láctico interactúan con nuestros cuerpos. Inicialmente, los autores estaban investigando proteínas en la superficie de las células llamadas receptores de ácido hidroxicarboxílico (HCA). 
La mayoría de los animales tienen solo dos tipos de este receptor, pero los humanos y los grandes simios tienen tres. Descubrieron que un metabolito producido por las bacterias del ácido láctico, el ácido D-feniláctico, se une fuertemente al tercer receptor de HCA (HCA 3 ), lo que indica su presencia en el sistema inmunológico. Por tanto, este receptor es el que detecta los metabolitos de las bacterias de los alimentos fermentados y desencadena el movimiento de las células inmunitarias.
Sorprendentemente, encontraron que no sólo se expresa en células inmunitarias, que incluyen macrófagos, neutrófilos y monocitos, sino también en adipocitos, pulmones y piel.

HCA 3 surgió de una duplicación de HCA 2 antes de la división de grandes simios y gibones (primate humanoideo) adquiriendo una nueva funcionalidad. La exposición a un ambiente microbiano alterado probablemente presentó una presión selectiva y requirió la adaptación del hospedador, pero también pudo haber brindado la ventaja de acceder a nuevos nichos ecológicos.
Se sabe que las propiedades nutricionales y funcionales de los alimentos aumentan mediante la fermentación con ácido láctico, debido a la transformación de sustratos y la formación de productos finales bioactivos o biodisponibles. Así, según los investigadores, la hipótesis paleogenética cobra especial relevancia. 

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto