Cargando...

Curcumina como tratamiento de la caries.

En el mundo, el 36% de la población tiene caries en sus dientes permanentes y el 9% de la población en sus dientes de leche.
Para restaurar el daño en los dientes se utilizan compuestos dentales a base de monómeros de resina que pueden penetrar en el tejido de la pulpa (tejido localizado en el interior del diente) ejerciendo efectos citotóxicos y proinflamatorios.
La curcumina es el compuesto principal de la cúrcuma y se trata de una sustancia antioxidante y antiinflamatoria. Modula las citocinas, factores de crecimiento, factores de transcripción, moléculas inflamatorias y vías de señalización celular.
La curcumina es soluble en metanol, etanol, dimetilsulfóxido y acetona; y mucho menos en agua. Se metaboliza rápidamente, lo que limita su uso como agente terapéutico efectivo.

Para mejorar el suministro intracelular de la curcumina, se ha utilizado nanotecnología, a través de su encapsulación en liposomas (vesículas huecas de tamaño nanométrico con una membrana exterior compuesta por fosfolípidos).
El tratamiento con liposomas cargados de curcumina podría ofrecer la oportunidad de mejorar, durante la terapia de la pulpa vital, la fase aguda del proceso de inflamación que restaura la homeostasis del tejido conectivo de los dientes.
La curcumina es farmacológicamente segura. De hecho, los ensayos clínicos demostraron que la curcumina se puede administrar a los pacientes hasta 8,000 mg / día sin efectos adversos. La farmacocinética del gel liposomal cargado con curcumina mostró que los liposomas de tamaño nanométrico pueden penetrar en 1 h tanto en el estrato córneo como en la piel. 
En este estudio se ha demostrado que estas cápsulas de curcumina son capaces de ejercer efectos antiinflamatorios y de regeneración de tejido en el daño dental.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto