Cargando...

Se confirma que los edulcorantes dañan la microbiota y alteran el metabolismo de la glucosa en humanos

Seguro, pero no inocuo.

Investigadores australianos demostraron que el consumo de edulcorantes alteró el ecosistema intestinal a favor de las bacterias patógenas en comparación con el placebo. Como resultado no sólo cambió la población microbiana sino también la funcionalidad sobre los medicamentos hipoglucemiantes debido a su impacto en los niveles de GLP-1, ya que algunos agonistas del receptor GLP-1 están mediados por el microbioma.

GLP-1 es una hormona que estimula la producción de insulina e inhibe glucagón. La fuente principal de GLP-1 del ser humano son las células L del intestino, aunque también por las células alfa del páncreas y el sistema nervioso.

Estudios anteriores han indicado que una alta ingesta de edulcorantes bajos en calorías se asocia con un control glucémico más deficiente y que los niveles de HbA1c aumentan al aumentar el consumo de bebidas que los contienen.

El mismo equipo de investigación, en 2017, demostró que los edulcorantes estaban, en comparación con el placebo, asociados con un aumento del 20% en la absorción de 3-O-metil-glucosa, un aumento del 24% en los niveles de glucosa en plasma y una reducción significativa del 34% en los niveles de GLP-1.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto