Cargando...

Los lípidos parecen aumentar el volumen cerebral en bebés prematuros

La ingesta de lípidos para los bebés extremadamente prematuros se asoció con un crecimiento cerebral sustancial en varias regiones.

“El hecho de nacer prematuro lo pone en riesgo de tener algunos retrasos en el motor, el habla o el aprendizaje, por lo que si podemos ajustar la forma en que cuidamos a estos bebés e investigar a través de una nutrición específica, podríamos impactar sus resultados a largo plazo”- declaró uno de los investigadores.

En el tercer trimestre del embarazo, el cerebelo es una de las estructuras en desarrollo más activas para los bebés, y en este momento la amígdala-hipocampo también es más vulnerable al estrés.

La mayoría de los bebés incluidos en la población del estudio ingresaron en la UCIN en un plazo de 48 horas (82%), y la muestra tenía un peso corporal promedio de 960 gramos y una edad gestacional de 27,6 semanas. Eran un 40% hombres y tomaron un promedio de 105 kCal/kg/día y una media de 5 g/kg/día de lípidos.

La ingesta de lípidos durante las primeras 4 semanas de vida se asoció con un aumento del volumen total del cerebro, específicamente en el cerebelo y el tronco encefálico.

El desarrollo cerebral está significativamente atrofiado en el contexto del parto prematuro, la reducción en el crecimiento volumétrico cerebral continúa explicando el deterioro del desarrollo neurológico a largo plazo que estos niños muestran en los años posteriores al nacimiento prematuro, especialmente en lo que se refiere al aprendizaje cognitivo y los trastornos de la conducta social.

Una mayor ingesta de lípidos desde el principio tiene un impacto significativo en el crecimiento del cerebro.

Instagram ICNS Instituto Twitter ICNS Instituto Facebook ICNS Instituto