Pablo Zumquero
Ver otras entrevistas:

Entrevista a Pablo Zumaquero

Pablo Zumaquero es Dietista-Nutricionista, tecnólogo de alimentos y profesor de nutrición clínica en ICNS.

¿En qué momento se encuentra la nutrición en España?
Se encuentra tremendamente atrasada respecto a otras partes del mundo. Las recomendaciones en el sistema público de salud son arcaicas, llegando a ver fechas de hace 30 años de las mismas.

¿Consideras que la formación universitaria forma alumnos de calidad?
En la universidad no se avanza en el conocimiento impartido y los profesionales salen con mucho retraso ante la evidencia actual. Los profesores deberían ser los primeros en estar en continua formación y conocemos a alumnos que le llevan mucha ventaja al profesor, e incluso tienen que mentir en los exámenes para aprobar. Es una vergüenza esto.

¿Qué ocurre en la clínica de un nutricionista? ¿Que problemas encuentras en el día a día?
Encontramos dos grandes problemas. El primero es la desinformación o información infectada que traen los pacientes, a través de los medios de comunicación y por políticas de salud que han hecho mucho daño. La gente viene con una información muy sesgada por la publicidad de la industria alimentaria y de su brazo ejecutor que es el propio Ministerio de Sanidad, que les da vía libre a todo lo que deciden hacer.

El segundo problema es la poca disposición al cambio de hábitos de los pacientes. Hay un ambiente tan obesogénico que es extremadamente difícil que los pacientes lleguen a tener un cambio duradero en sus hábitos.

¿En qué hemos fallado los nutricionistas, cuales son las soluciones?
Hemos fallado en muchas cosas, desde recomendaciones públicas incomprensibles hablando de nutrientes y no de alimentos, pirámides, etiquetas, semáforos... hasta la forma de actuación de los propios dietistas-nutricionistas, la típica entrevista nutricional donde se escucha, aconseja y vuelta a la semana o dos semanas no funciona. Hay que asumir esto lo antes posible. Necesitamos un equipo interdisciplinar o al menos tener conocimientos en muchos más campos que no son la nutrición (psicología, actividad física, cocina,...) para poder dar un tratamiento correcto.

¿Consideras importante seguir formándose?
Es imprescindible. De la carrera sales con la base para poder entender la información que te llega con mucha más facilidad, pero no tenemos prácticas reales, casos reales, no sabemos afrontarlos, no sabemos nada del trato con el paciente ni de los problemas reales. Esto es ocasionado porque ningún profesor que he tenido y casi ninguno de los actuales ha pasado consulta jamás, por lo que desconocen la realidad de la práctica clínica.

¿Cómo te defines profesionalmente hablando? ¿Cuáles son tus preocupaciones?
Me gusta no darme por vencido. Hay tantos factores que pueden afectar a las patologías que no me cierro a ningún tratamiento u opción si trae más beneficios que riesgos para el paciente, y así se lo hago saber. Nunca obligo a nadie a un tratamiento, siempre lo ofrezco y espero que sea el paciente el que decida. Actualmente estoy investigando y trabajando además de en obesidad, en patologías digestivas, un campo muy poco explorado fuera de las recomendaciones básicas que se dan en los libros de nutrición clínica y que valen para muy pocos casos reales.